miércoles, 25 de julio de 2012

Una de piratas

En nuestras islas hay ocasiones en las que los aspectos del pasado se entremezclan de tal forma que, a veces, es imposible discernir dónde acaba la realidad y empiezan las leyendas. Hoy comenzamos nuestra historia –o leyenda- en Machado, un barrio del municipio de El Rosario. Casi al final de la carretera que conduce a la ermita de Nuestra Señora del Rosario, si miramos hacia el norte, podemos distinguir las ruinas de una antigua mansión canaria de campo. Si preguntamos a los vecinos nos dirán: "esa es la casa del pirata". Subamos por un camino empedrado y llegaremos a la casa. Apenas queda nada de lo que fue. Una fotografía de 1975 nos da apenas una somera idea de lo que debió ser. Sólo una habitación conserva todavía restos de las maderas de la techumbre y algunas tejas. Desde esa estancia, una única ventana nos permite ver una panorámica de la costa del sur de Tenerife desde Radazul hasta El Porís. La casa es, pues, una atalaya, casi un puesto de vigía sobre el mar.



Esa construcción fue declarada, junto con la ermita, Bien de Interés Cultural en el año 2003. En esa declaración del Gobierno de Canarias se la citaba como Casa del Pirata o del Rosario. No obstante, al año siguiente y “visto el recurso de reposición interpuesto por Fray José Mateos y García de Paredes, vicepostulador de la Causa de Canonización de la Sierva de Dios Sor María de Jesús de León Delgado”, el Gobierno canario decide mediante otro decreto que se le cambie el nombre y se la denomine Casa de los Mesa, pues se considera que no está demostrado que la casa perteneciera al supuesto pirata. Más adelante veremos el porqué de ese recurso.


¿Quién era este pirata? El personaje al que nos estamos refiriendo no es otro que Amaro Rodríguez Felipe, nacido en 1695 en La Laguna y más conocido con el nombre de Amaro Pargo. Conocemos su rostro por un retrato suyo que se conserva en la ermita del Rosario, en el que, debajo de la imagen del Señor de la Humildad y Paciencia, aparece junto a Fray Juan de Jesús y el retrato mortuorio de Sor Maria de Jesús. En torno a su figura se han tejido una serie de leyendas que tienen que ver con las actividades que lo llevaron a navegar por el Atlántico. Pertenecía al estamento nobiliario y no era con precisión un pirata, sino un corsario. La diferencia entre ambos es que el primero actúa por libre, mientras que el segundo lo hace mediante autorización real o patente de corso. Esta autorización daba un carácter “oficial” a los ataques que llevara a cabo contra barcos enemigos del correspondiente país.

Otro de los lugares relacionados con este personaje es la Punta del Hidalgo, en la playa de San Mateo, bajo los Dos Hermanos, donde se desembarcaban los productos de contrabando. Otra de las lucrativas actividades que se le atribuyen es el tráfico de esclavos desde la costa africana hasta América. En los años 40 escandalizó a la sociedad tinerfeña la publicación de un libro de la doctora María Rosa Alonso titulado Un rincón tinerfeño. La Punta del Hidalgo en el que se relacionaba de manera directa la figura del corsario lagunero con las grandes familias tinerfeñas. Dicho de otra manera, el origen de algunas de las grandes fortunas tinerfeñas estaría en actividades que podríamos calificar, como mínimo, de dudosas.

Algunos afirman, además, su pertenencia a la francmasonería, en la que alcanzó el grado de compañero.
Otro aspecto de Amaro Pargo, y dadas las costumbres de la época no contradictorio, es su gran religiosidad. Hizo donaciones a iglesias y conventos, sobre todo al de las Catalinas de La Laguna, pues sentía una auténtica veneración por la todavía viva Sor María de Jesús, la Siervita. Carlos García, en su libro La Ciudad. Relatos históricos y tradicionales de La Laguna afirma que "nunca emprendió negocio, expedición de barco, ni celebró contrato sin antes consultarlo con esta Sierva de Dios y obtener su aprobación".

Tres años después de la muerte de la Siervita, consiguió que el cadáver de ésta fuera exhumado y, asombrado del estado de conservación del mismo, encargó el sarcófago en el que actualmente puede ser visitada y en el que mandó escribir unos versos en cuyas letras iniciales se puede leer en vertical: PARGO. En nuestros días se está llevando a cabo la causa para la canonización de Sor María de Jesús y parece que se quiera eliminar cualquier obstáculo para la misma, por lo que se está procediendo a una revisión de la figura Amaro Pargo: por ello se insiste en el recurso antes citado en que no era pirata.

Amaro Rodríguez Felipe murió en 1747 y está enterrado en la iglesia de Santo Domingo de La Laguna. En la lápida del enterramiento familiar situada a la entrada del templo aparece, como era habitual en los enterramientos de esa época, una calavera con dos tibias cruzadas, lo que no ha hecho sino alimentar la leyenda…

Entonces, ¿no hubo piratas canarios? Sí, y conocemos la historia de uno de ellos. Se llamaba Ángel García, nació en 1800 en Igueste de San Andrés, donde tenía su casa. Ha pasado a la historia con el nombre de Cabeza de Perro, pues su cabeza era deforme. Poco antes de llegar a Igueste, desde la carretera se puede apreciar una serie de edificios a los que no es posible acceder porque una puerta cierra el paso. Es El Balayo, una punta entre dos playas, lugar que se ha relacionado siempre con el pirata. Cerca se encuentra la Cueva del Agua, donde al parecer surtía de agua a sus naves. Tenía su zona de operaciones en el Caribe y en La Habana, camuflado de dulcería su cuartel general.


Fue comerciante, negrero y asesino sanguinario de los mares. Cuando atacaba un navío mataba sin piedad a todos los que en él iban. Ya a la vejez decidió retirarse a vivir en Tenerife, pero fue reconocido y encarcelado en el castillo de Paso Alto. Poco tiempo después era ejecutado cerca del Castillo Negro.

La piratería se extinguió en el Atlántico en el siglo XIX, pero todavía queda en nuestras islas el recuerdo, mitad historia mitad leyenda, de su existencia.

Publicado en loquepasaentenerife.com el 31 de mayo de 2008

11 comentarios:

  1. Estupenda historia de la pirateria en Canarias,Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo. Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado. Gracias por leerme. saludos

      Eliminar
  3. Muy interesante . Tú sabes que en Menorca tambien venian piratas terriblemente sanguinarios ; nacidos en la isla tambien los habia , seguro , vamos . Lo que no se dice es de los corsarios , y muchas veces confundimos lo que hacian unos y otros ...Mas o menos lo mismo , pero por diferentes motivos . Bueno Melchor , y no hablemos de los Bucaneros , ejemmmmm ......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bucaneros de Menorca solo conozco a unos famosos de Binibeca pero no sé si te refieres a los mismos. En cualquier caso todos los isleños somos -y este era otro nombre que se daban los piratas- Hermanos de la Costa. Un beso.

      Eliminar
  4. Hola Melchor!!

    Desde pequeñita me han alimentado con algunas historias de piratas, que ocultaban sus tesoros en las cuevas que están pasando la zona de San Juanito en la Punta del Hidalgo. En concreto Amaro Pargo y Cabeza de Perro. Es cierto?, o son esas leyendas que crean misterios para avivar la imaginación de los crios?

    Saludos. Eva Llarena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estas historias que se cuentan en las casas siempre hay algo de verdad y algo de leyenda. parece claro que Amaro Pargo tenía una zona de desembarco por San Juanito, y yo he oído atribuir a la gente un montón de sitios por Anaga - entre Igueste y Benijos- donde estaba enterrado el tesoro de cabeza de perro pero hay dudas de que este pirata ni siquiera existiera.
      Gracias por leerme, Eva. Un beso.

      Eliminar
  5. Estimado Sr. Padilla:

    He llegado a su blog hoy, día 26 de septiembre de 2013, buscando infromación sobre el retrato de Sor María de Jesús, "La Siervita" y me he encontrado con una imagen que no conocía y que nada tiene que ver col la que aparece en el escapulario que venden en el convento de Sta. Catalina de Siena sus hermanas, las religiosas dominicas. Un retrao que usted ofrece junto con el pirata Amaro.

    Visité el convento y conozco la historia de La Siervita desde 2002. En el año 2011 volví a Tenerife y revisité de nuevo el museo del convento y compré un escapulario de Sor María de Jesús. Este mes de octubre próximo participaré en un congreso con un trabajo que estudia la iconografía de ese retrato y me gustaría saber si usted conoce al autor y año de la imagen de la que le hablo y que por aparecer, por ejemplo, aparee en el apartado de la wikipedia dedicado a Sor María de Jesús Bello y de León.

    Le estaría muy agradecida si pudiera aportarme estos datos que desconozco u orientarme con bibliografía donde buscarlos.

    Me despido desde Oviedo, una de las capitales de provincia más al norte de España.
    Atentamente, Azucena Álvarez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada Azucena:
      El cuadro por el que ud. me pregunta se encuentra en la ermita de Nuestra Señora del Rosario en el pago de Machado, municipio de El Rosario (Tenerife)
      Paso a copiarle un texto del profesor de la Universidad de La Laguna, Manuel Hernández González, en el que se habla del cuadro al que ud. se refiere:
      "Un lienzo del Cristo de la Humildad y Paciencia se atribuye a José Rodríguez de la Oliva. En él aparece esa imagen entre cortinas y floreros. Debajo de ella aparecen tres personajes, un fraile, que se supone sea Fray Juan de Jesús, una monja, que se cree que es la la sierva de Dios María de Jesúsy el mítico Amaro Pargo. Sin embargo /...) nada demuestra que fuera así. El significado comerciante, en sus múltiples testamentos y mandas para nada habla de El Rosario, donde ni tan siquiera existía en su época una hacienda suya, por lo que todo entra dentro de la aureola que lo rodea, creada por los grandes capitales que acumuló (...)
      Como puede ver no hay nada seguro en este asunto y, como digo en el artículo la figura del corsario está inscrita en una nube de leyendas. Pero si creo que la imagen de Sor María de Jesús está tomada de un retrato anterior hecho port-mortem.
      Le añado ndos enlaces; el primero sobre la vida del pintor http://bit.ly/17aPjib y el segundo sobre la historia del retrato en Tenerife en el que se refieren a los grabados de la Siervita http://bit.ly/1fx6pgh
      Espero haberle servido de ayuda.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  6. Muy interesante informe, da ganas de ir hasta allí a conocer todo lo que queda. Saludos desde Punta del Este, Uruguay.

    ResponderEliminar