jueves, 25 de octubre de 2012

Las entrañas de la farola del mar

Este artículo fue escrito por nuestra "artista invitada" Sara Felipe para Lo que pasa en Tenerife y es una muestra clara de que para amar el patrimonio de nuestras islas no hace falta más que interesarse por él. Dos adolescentes tuvieron la oportunidad de entrar hace años en el interior de la farola, lo que nos permite ahora contemplar estas imágenes muy poco conocidas por la mayor parte de los tinerfeños.


Ya lo dice la canción, con letra de Manuel Perdomo Alfonso: "Esa vieja farola del mar que en el puerto canario alumbró". Con más de noventa años de servicio, la farola dejó de alumbrar el 30 de junio de 1954.

Desde el 31 de diciembre de 1863, la Farola del Mar se encuentra en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife. Trasladada en varias ocasiones de lugar y con casi 150 años de historia, si la pequeña farola hablara nos contaría cientos de historias sobre cómo han crecido la ciudad de Santa Cruz y su puerto y cómo durante 30 años estuvo en un depósito de la Junta Portuaria, pese a ser todo un emblema no solo presente en la historia del Puerto y de la capital tinerfeña, sino un símbolo siempre recordado en cualquier parranda que se precie en aquellas cantadísimas letras de isa:

"Esta noche no alumbra
la farola del mar,
esta noche no alumbra
porque no tiene gas"


Hace unos días descubrí que existía una página de la Farola del Mar en la red social Facebook. Entonces recordé que en abril del año 2002, mi amigo Javi García y yo, por aquel entonces estudiantes de tercero de la E.S.O., nos fuimos a Santa Cruz, cámara en mano, para participar en un concurso de fotografía organizado por la Junta del Puerto.

 Mi amigo Javi comenzó a sacar fotos y de repente, para nuestra sorpresa, descubrimos que la farola tenía rotas las maderas de una de las paredes, seguramente como consecuencia de un acto vandálico. No nos lo pensamos ni un segundo y nos colamos por aquel hueco para acceder al interior de la entrañable farola. Con caras de ilusión y de sorpresa nos mirábamos el uno al otro, entendiendo que muchos conocen el exterior de la Farola del Mar, pero no sus entrañas.

Toda de madera y pintada de blanco, por unas estrechas escaleras accedimos a la parte más alta. La primera parada fue para asomarnos al pequeño ventanillo cuadrado y observar desde dentro aquel puerto moderno que había crecido y había hecho que la pequeña y elegante farola, pasara casi inadvertida. Una puerta metálica, daba acceso al balcón que rodeaba la hexagonal farola. Desde su interior, el techo metálico y el soporte de su bombilla nos hicieron mirar hacia el mar, y pensar en aquellos viejos barcos y sus infinitas despedidas para no volver al puerto canario que alumbró.


Aquellas fotos quedan como testigo de una "aventura" de nuestra adolescencia y, como no podía ser de otra manera, le valieron a mi amigo Javi García el primer premio en aquel concurso, aunque, sin duda, mayor premio es estar contándoles esto ahora y poder enseñarles las fotos de las entrañas de la Farola del Mar, que se encuentra en su actual emplazamiento desde abril de 1995, cuando fue entregada en un acto conmemorativo por el V Centenario de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife.






1 comentario:

  1. Me encanta oír la canción dedicada a la farola del mar.
    Desde Argentina, saludos!!!!

    ResponderEliminar